Rosa de Triana

[Canción]

Año de composición

1937

Autor del texto

Antonio Quintero

Partes de la obra

Se llamaba Rosa y era de Triana
y un día en la calle le dijo un pintó:
“Oye niña hermosa, párate serrana,
tu serás famosa si te pinto yo."

Bonita como un lucero
salió Rosa en un carté
y un príncipe forastero,
cuando la vio le puso un trono a los pié.
¡Se la llevó!

Y er pintó que la pintara
viendo er barquito salí,
con er yanto por la cara
desde la orilla cantaba así:

    Rosa, ¿por qué me abandonas
    con lo que yo te quería?
    Brillantes de tu corona
    serán las lágrimas mías.

    Las olas der má bravío
    y ese bergantín velero
    se llevan el amor mío,
    Rosa, Rosa del alma,
    Rosa, lo que más quiero.

Rosa de Triana fue reina en Oriente,
tuvo mil esclavos de negro coló,
pero una mañana vio en la clara fuente
la sombra lejana del pobre pintó.

De noche por un sendero
salió Rosa mu tapá,
diciéndole a los luceros
“No quiero cé princesa mi magestá.
¡Me voy con él!"

Y er surtán que la adoraba
viendo er barquito salí,
como er yanto l’ajogaba
ni tan siquiera pudo desí:

    “Rosa, ¿Por qué me abandonas... 

Ediciones

Canto y piano: Julio Garzón, París, 1937

Grabaciones

Rosa de Triana. Raquel Méller con acompañamiento de orquesta [78 rpm, Compañía del Gramófono-Odeón, Barcelona, sin fecha]