La montería

Zarzuela en dos actos, dividido el segundo en tres cuadros, en prosa y verso, original

Año de composición

1922

Autor del texto

José Ramos Martín

Acción

En una aldea inglesa. Época actual [1922]

Plantilla instrumental

1+1.1.2.1- 2.2.3.0 - Tim - perc (triángulo, Caja, bombo, platos, güiro, caja china, sirena, xilófono, tam-tam) - arp - cu (en escena: rondalla. internos: 2 tp - campana)

Reparto

Protagonistas
Marta, aldeana y guardesa del castillo, enamorada de Edmundo (sib 2 - la 4)
Sir Edmundo Jetkinsson, hijo del Duque, amante de Marta (la 1 - fa# 3)
Pipón, hermano de Marta, guarda del castillo y enamorado de Ana (do 2 - sol 3)
Ana, aldeana (do 3 - fa# 4)
Miss Ketty Jetkinsson, prima y prometida de Edmundo (actriz)
Duque de Jetkinsson, padre de Edmundo (actor)

Secundarios (invitados a la montería)
Marquesa, Condesa, Vizcondesa y Baronesa (do 3 - fa# 4), Hugo (actor), Enrique (actor) y Eduardo (actor)

Partiquinos: Aldeanas 1ª y 2ª (actrices), aldeanos 1º y 2º (actores), 6 Monteros y 6 Aldeanas (sib 2 - sol# 4)
Figuración: Aldeanos 1º y 2º
Coro: Aldeanas, aldeanos y gnomos (coro femenino)
Bailarina

Partes de la obra

Acto I
1. Preludio [instrumental]
2. Salida de Marta (“Hermosa aldeana... Si loco de pasión...”). Marta, Pipón, Ana, aldeanas 1ª y 2ª, y coro
3. Mutis [instrumental]
4. Cuarteto (“¡Bravo! ¡Bien!...”). Edmundo, Pipón, Ana y Marta
5. Foxtrot de la murmuración (“La murmuración... ¡Oh, Baronesa gentil...!”). Edmundo, Baronesa, Condesa, Marquesa y Vizcondesa
6. Marcha de los monteros (“Escucha bella niña por favor...”). Marta y 6 monteros
7. Dúo de Marta y Edmundo y final del primer acto (“No importunéis a la bella...”). Edmundo, Marta, Pipón, Ana y coro
Acto II
8. Introducción y tango milonga (“Alegre día de fiesta... Hay que ver...”). Ana, 6 aldeanas y coro
9. Dúo de Pipón y Ana (“No corras así...”). Pipón y Ana
10. Escena y baile (“En el alegre baile...”) Todos los personajes y coro
11. Intermedio (foxtrot) [instrumental]
12. Serenata, escena y dúo (“Esta es la ventana... Ven, que amor eterno... Es la noche callada”). Edmundo, Marta, Pipón, Ketty, 6 monteros y gnomos (coro femenino)
13. Intermedio (tango milonga) [instrumental]
14. Final del segundo acto (“Hurra por nuestra reina...”). Todos los personajes y coro

[La numeración de las partes corresponde a la edición moderna]

Estreno

Lugar: Teatro Circo, Zaragoza
Fecha: 24 de noviembre de 1922
Intérpretes: Compañía de zarzuela Federico Caballé. Tana Lluró (Marta), Federico Caballé (Edmundo), Rafael Díaz (Pipón), Amparo Saus (Ana)

Estreno en Madrid
Lugar: Teatro de la Zarzuela
Fecha: 25 de enero de 1923
Intérpretes: Compañía de Luis Ballester. Matilde Rossy (Marta), José Luis Lloret (Edmundo), Luis Ballester (Pipón), Victoria Pinedo (Ana), Goya Mir (Ketty), María Lebrón (La marquesa), María Villagrasa (La condesa), María Franco (La vizcondesa), Teresa B. Moreno (La baronesa), Francisca Álvarez (Aldeana 1ª), Juana Reyes (Aldeana 2ª), José Oller (El duque), Rafael Gallego (Hugo), José Fernández (Enrique), José Soler (Eduardo), Enrique Castaños (aldeano 1º), Ángel Cobos (aldeano 2º); monteros y coro general de aldeanos
Decorados: Martínez Garí, Camilo Díaz y Castell
Vestuario: de casa Paquita y de Peris hermanos
Figurines: D’Hoy

Ediciones

Libreto: SGAE, Madrid, 1923
Orquesta: ICCMU, Madrid 1995
Canto y piano: UME, Madrid 1922 (partitura completa). Ricordi, Buenos Aires, sin fecha (Couplet-habanera – Tango milonga). Fundación Guerrero, Madrid, 2012 (partitura completa)
Sexteto: UME, Madrid, sin fecha (3. Fox-trot – 4. Marcha – Tango milonga – selección)
Orquestina: UME, Madrid, 1961 (selección)
Banda: UME, Madrid, sin fecha ("Hay que ver": paso-doble de la zarzuela La montería)
Guitarra: Biblioteca Fortea, Madrid, sin fecha (Tango milonga)

Dedicatoria

"A la memoria de mi padre"

Observaciones

La "Marcha de los monteros" y la "Serenata" son números procedentes de La cámara oscura.

Comentarios

El libreto está inspirado en un cuadro de la cervecería Gambrinus de Madrid,  donde se reunían José Ramos Martín y Jacinto Guerrero [Marcelino Álvarez. "El maestro Guerrero justifica su apellido". La Acción (Madrid), 7 de febrero de 1923]

"Al decirnos nuestro empresario, Mariano Serrano, que en la Zarzuela [Madrid] la estrenarían Luis Vela y Sagi-Barba, nos apresuramos a leer la obra y darle a conocer la partitura. 'Está bien... Me gusta mucho el libro y la música. Lo que menos me agrada es el tango milonga, o sea el '¡Hay que ver!...' Pero quisiera que esa canción la cantase Luisa, mi mujer. Le expusimos la dificultad de complacerle; mejor dicho, la imposibilidad. Esto lo contrarió mucho. Desde entonces ensayó de mala gana. Constantemente exigía que se variasen escenas. Pretendió que se cambiase el ritmo, y hasta que se modificase la melodía y los cantables de algunos números. Nos opusimos. Se veía claramente que le había tomado miedo a la obra y que le molestaba que el 'tango', que a él no le gustaba y a su mujer sí, pudiera ser un éxito para la bellísima Victoria Pinedo. Lo pasado después ya lo conoce usted. El día del ensayo general , con gran desconsideración para la Prensa demás compañeros, rezó la partitura. Luego, el día del estreno, se negó a actuar. Nos dolió mucho entonces, pero hoy se lo agradecemos, pues ni por sus facultades, ni por su edad, estaba en tipo para interpretar el personaje. Y nos alegramos mucho más por el éxito que proporcionó a Lloret, cedido galantemente por la empresa del Apolo, y la señorita Rossi. Como es natural, le hemos prohibido que interprete nuestro repertorio y que impresione discos nuestros." [Marcelino Álvarez. "El maestro Guerrero justifica su apellido". La Acción (Madrid), 7 de febrero de 1923]

El éxito de la obra da lugar al sainete paródico ¡Hay que ver! 'Hay que ver!, con libreto de Joaquín Vela y Ramón María Moreno, y música de Eduardo Fuentes, estrenado por la compañía de Manuel Casals en el Teatro Maravillas de Madrid en 1923. Ese mismo año la misma compañía representa La montería en Buenos Aires (Argentina).

Críticas
En el estreno de Madrid cada número fue repetido al menos una vez y alguno de ellos en varias ocasiones. El tango milonga "¡Hay que ver!" se convirtió en el número bomba": "Es una canción en tiempo de chotis con entreveramientos de danza americana, de melodía facilísima, de la que se adueña el público inmediatamente, coreándola y silbándola. Tuvo tal aceptación que se cantó siete u ocho veces, y, luego volvió a oírse tres más con la orquesta sola, durante un intermedio. A requerimiento de los espectadores, el maestro Guerrero dirigió de espaldas a la batería y con la luz de la sala encendida. Tan sencilla es la frase musical que no hubo un solo espectador que desafinase." (AFL -Antonio Fernández Llepina-, en El imparcial (Madrid), 26 de enero de 1923, página 2)

"Y a las dos y media de la madrugada abandonamos la Zarzuela, cuando estaban todavía por la centésima vez de subir el telón para recibir aclamaciones." (Antonio de la Villa, en La Libertad (Madrid), 26 de enero de 1923, página 4)